ANSE es miembro de la red Metasysteme Coaching

¿CUÁNTO MÁS PODER OTORGAS, MÁS PODER TIENES?
Conferencia del 5 de octubre en Santiago de Chile

14 Octubre 2019
Con ICF Chile, el sábado 5 de octubre fue la 2ª conferencia que doy en Chile. Ante todo, quiero agradecer la presencia de Olga Urra de ICF Chile que permitió a los 54 participantes entender mejor la potencia de nuestra asociación, que tiene como objetivo hacer que nuestro oficio de coach sea de calidad y reconocido. ICF es una asociación mundial que representa más de 35000 coach en el mundo.

Cada año en Chile, Madrid y Toulouse desarrollo el programa completo de formación al coaching sistémico de la escuela Metasysteme de Alain Cardon. Por supuesto, nuestra escuela está aprobada ACSTH por la ICF. Por mi parte estoy en la ICF desde 2005 y soy certificado MCC, Master Coach Certified.

El programa completo permite a los alumnos saber poner al servicio de su cliente su conciencia sistémica y de hecho poder acompañar personas, equipos y organizaciones. En el programa completo enseño a saber hacer coaching en 8 minutos y de hecho todas las numerosas practicas son de 8 minutos. El programa completa tiene una parte de venta y de marketing. Para mí, formar a personas que quieren tener clientes, incluye  cómo vender el coaching sistémico.
No formar en la venta, ni en la parte de marketing sería como darte un coche sin las llaves.

La venta del coaching es una venta especial, porque el coach vende a través de su postura de coach sistémico es decir: una postura baja, humilde sin intención, en total paridad. Es el cliente quien es aspirado a querer coaching sistémico y no el coach quien empuja la venta o presiona a comprar.

Durante la formación del programa completo doy dos conferencias que permiten a los coach que quieren hacer venir a sus contactos, clientes, prospectos o personas interesadas a formarse en la próxima edición. Y, durante estas conferencias, doy a los coach todas las claves para que puedan practicar con personas, lo cual es muy potente porque les permite atreverse, darse cuenta de que saben hacerlo, y también porque cada uno mueve sus redes, lo que le permite desarrollar sus negocios a través de una conferencia de alta-calidad.  

El tema de esta 2ª conferencia era: ¿Cómo poner el sistema a tu propio servicio, al servicio de tu equipo, de tu cliente, de tu familia?

Cada vez que doy una conferencia, un taller en público, temo decepcionar a las personas porque mucha gente viene a buscar herramientas, métodos, conceptos, técnicas que les permitirán cambiar el mundo, permitir a sus clientes que sean totalmente felices, lograr resultados extraordinarios, tener la ilusión de que después de la conferencia “saldrán con la fórmula”.

No quiero engañar a la gente con este tipo de ilusiones, el coaching depende sobre todo de lo que hará el coach con el coaching. El coaching se centra en soluciones, acciones y resultados. Permite al cliente sea una persona, un equipo, una organización, pensar de forma diferente, actuar de forma diferente. Para el cliente, su sistema, habla de marco de referencia, lo limita para lograr su proyecto.

El coaching sistémico no es tener métodos, herramientas, preceptos, querer secuenciar todo o “parcelizar” en etapas, sería racionalizar excesivamente. Claro, hay un método, pero la profundidad de la acción es completamente irracional. Esta alquimia entre lo racional y lo irracional permite al cliente pensar de manera diferente, actuar de manera diferente, cambiar de marco de referencia para lograr su resultado. El coach sistémico le permitirá abrirse y cambiar de marco de referencia.

Justamente toda la potencia del coaching sistémico reside en esta palabra: permitir. El desafío de la conferencia era de demostrar cómo hace el coach.

Exactamente, como me gusta decir: el coaching es como el Amor, no se explica, se hace.

Introduce tu email para estar informado de los últimos artículos, videos, conferencias, teleconferencias...

Los coach sistémicos que se formaron en la edición 2019 de Chile, pasaron a la acción.

La conferencia tuvo 4 momentos llevados a cabo por los coach sistémicos. Formamos 9 grupos de 7 personas (estábamos 54 personas). Cada coach presente tenía un grupo.

  • El primer movimiento era un coaching individual de 8 minutos. Cada coach sistémico, coacheó una persona de su grupo, y el resto observaba lo que pasaba.
  • El segundo movimiento era un coaching sistémico de equipos de 10+10 minutos para acompañar al equipo a destacar un punto que les impactó del coaching que acababan de vivir. Los 10 primeros minutos son para acompañar al equipo hacia el resultado. Los otros 10 minutos para acompañar al equipo en su forma de ser, a través la consciencia sistémica del coach. En definitiva, se trata de pasar de lo racional a lo irracional, para poner de nuevo lo irracional al servicio de lo racional.
  • El tercer movimiento fue hablar en plenaria de lo que vivió la gente.
  • El cuarto movimiento era tomar un aperitivo y continuar la experiencia.

Ante todo quiero agradecer y felicitar a los coach porque realizar estos dos ejercicios, individual y de equipo, con tan poco tiempo, con personas que no conocen y con un público que les mira, es muy valiente y poderoso. En este tipo de conferencia intervengo muy poco, doy totalmente el poder, los coach actuando toman poder, y yo tengo poder porque los participantes me felicitan de lo que han hecho los coach con ellos y muchos se quieren registrar a la formación para el 2020.

Os propongo sintetizar todo lo que se dijo a través los testimonios de algunos participantes y también de los alumnos:

Video con el participante Manuel Pamplona y la Coach Sistémico Flory Pena
 

José Miguel Alvarado Bustamante, Coach Sistémico:
La conciencia sistémica ha permitido traer a la sesión de los 8 minutos algo que sucedió justo antes de comenzar esta. Eso posibilitó al cliente vivir una experiencia novedosa, lúdica. Le sacó de las explicaciones o lo que llamamos de masa. Le permitió hacer pausa, reflexionar y armar su plan creativamente. Y en un tiempo que le pareció productivo, provechoso. Un abrazo.

Francia Carolina, Coach Sistémico:
El ejercicio de realizar una sesión de coaching sistémico de 8 minutos con alguien que veía por primera vez, me regaló muchísimos aprendizajes respecto a este hermoso oficio. El primero de ellos tiene que ver con la humildad y el servicio. Al enfrentarme a una clienta que trae un tema personal que la conmueve y le duele, rápidamente entiendo que no hay nada que yo pueda hacer para resolver su tema y la acompañé, a través de preguntas muy simples, a moverse de lugar y poner el foco en lo que sí puede manejar, diseñando un plan de acción para llegar al lugar en el que quiere estar cuando el dolor desaparezca, con acciones concretas y medibles, entendiendo que más allá de la tristeza puede seguir adelante confiando en sí misma y reconociendo lo que es capaz de lograr.
Otro gran aprendizaje fue lo potente del enfoque sistémico, todo lo que está en el sistema es parte del proceso y que el azar no existe. Fue casi mágico el descubrir que coach y cliente resonaban y cómo la vivencia del coach se ponía al servicio del proceso del cliente.

A través de este proceso de formación en coaching sistémico he tenido la oportunidad de descubrir lo sencillo que resulta ejercerlo. Comencé el proceso con muchos temores y creencias limitantes, sin embargo hoy puedo decir que me siento absolutamente capaz de ejercer el oficio, porque el principal requisito es estar presente y escuchar a través ese gran regalo que es el silencio, ese espacio donde están todas las respuestas esperando ser encontradas.

Maribel Silva, Coach Sistémico:
Pude experimentar en vivo y en directo con personas que no conocía, y reconocer en esa experiencia, lo poderoso que es nuestro oficio de acompañar a nuestros clientes para que puedan encontrar respuestas en ellos mismos. Cuando terminó el Coaching individual se hizo la siguiente pregunta a todo el grupo de 5 personas en el que estaba como Coach, ¿qué fue lo que más les impactó de lo observado?, y todos dijeron: "Nos impactó cómo en 8 minutos puedes acompañar al cliente a encontrar resultados y cómo el cliente pudo reconocer en ella misma, la capacidad de encontrar respuestas y no esperar que el Coach se las entregara" "siempre la llevaste a indagar en ella misma qué tiene que hacer, o cambiar".

Pude vivenciar tanto en el coaching individual como en el de equipo, lo movilizador que es el silencio para entrar en la reflexión y lo potente que son las preguntas del "cuándo lo vas hacer", "a qué te comprometes", "qué vas hacer diferente". Si a nosotros los Coach en formación, aún nos impactan estas preguntas en nuestras prácticas, imaginen lo poderoso que es para personas que no saben de Coaching Sistémico.

El proceso lo sentí muy mágico y me refuerza cómo podemos de verdad, desde nuestra conciencia sistémica ayudar a cambiar el mundo, aun cuando este mundo sea el que tienes más cerca; tu familia, tu equipo de trabajo, tu organización, el equipo de Formación en Coaching Sistémico, etc.

¡Quiero también agradecer todo lo aprendido hasta ahora, todo lo vivenciado con cada uno y como hoy forman parte importante de mi aprendizaje!
¡Muchas gracias a Claude, a Francia, a Olga, a Marisol, a Evelyn, a Irina, a Gaby Valdivia, a Gaby Bernal, a Ivan, a Lorena, a Daniela, a Luciano, a Jose Miguel, a Cristian y a Flory, por ser lo que son y por estar!! Gracias, Gracias, Gracias. Un abrazo Sistémico.

Cristián Saavedra, Coach Sistémico:
Me gustaría compartir una observación que se dio en mi grupo (muy parecido a una de las primeras cosas que nos planteó Claude al inicio de nuestra formación).
Para la segunda actividad de la conferencia, en la que había que decidir en el equipo una cosa que les había llamado la atención del Coaching individual, habían acordado de que plantearía en plenaria lo que movilizaba proyectar al futuro desde el inicio y la presencia del tiempo para poder gestionarlo. El empujador de decisiones,  cuando fue su oportunidad de hablar representando al grupo  dijo algo como: al igual que los demás grupos nos llamó la atención la importancia de tener claro el objetivo (aspecto que efectivamente había salido ya en varias ocasiones en la plenaria general).
A partir de esto, uno de los miembros hace la observación: cómo es de importante el sistema que afecta al acuerdo de lo que se iba a decir. Un abrazo.

Evelyn Muñoz, Coach Sistémico:
En esta formación me ha impactado ver una realidad de las organizaciones y de los equipos; en todas partes se habla de liderazgo, autonomía, responsabilidad, innovación, dejar los procesos, veo confusión a la hora de delegar y querer tener a la vez todo controlado, como dice Claude en todos sus artículos y conferencias. Pues me impacta que todos hablan de eso, sin darse cuenta de que las reuniones son la base de todo. Una buena reunión permitirá excelentes resultados. 

Increíble el aprendizaje de que este espacio de reuniones es una base que permite que todo lo demás ocurra. Para mí los cuatro pilares que nos enseñan en la práctica a acompañar a nuestros clientes son fundamentales: la calidad del tiempo, la calidad de las interrelaciones, la calidad de las decisiones y la mejora continua.

Practicando con mis clientes me he dado cuenta que el método es poca cosa, cualquiera puede hacerlo.

Este coaching sistémico permite implementar no solo un método al cliente, es gracias a la consciencia sistémica que se desarrollan en la formación cambios culturales y lograr resultados potentes para mis clientes. Como solemos decir en coaching sistémico, es un Y entre la parte racional e irracional. Es mágico para mis clientes y lo vi de nuevo en esta conferencia.

La implicancia de Claude como Coach Formador ha sido fundamental, pues nos acompaña de forma grupal e individual a cada instante. En cada encuentro con Claude en espacios de formación y de acompañamiento con mis clientes he visto la potencia de la postura baja sin intención que nos abre un tremendo espacio de atracción de clientes.

Video con Olga Urra de ICF Chile y participante
 

Conclusión:

En el momento del aperitivo, tuvo una pregunta a propósito de las emociones. En coaching sistémico utilizamos las emociones si vienen, no vamos a buscarlas y aún menos en profundidad, como para ir a buscar el dolor. Para nosotros cuando las emociones surgen las utilizamos al servicio del sistema, nunca analizamos las emociones, para entender, explicar o ir hacia el dolor con el objetivo de gestionarla y cambiarla para otra emoción. Para nosotros esto es desarrollo personal, no es coaching. Recuerdo que el coaching es enfocado, solución, resultado y no análisis como lo es con la búsqueda de las emociones. Quedarse mucho en las emociones, me hace pensar a esta frase de la filósofa Julia de Funés: el veneno está en la dosis y no en la cosa. Para mí, tratar las emociones es tan complejo que es mejor ir a ver médicos terapeutas que han realizado más de 10 años de estudios y ellos sabrán acompañar las emociones mejor que nadie. Fue mi  respuesta.

También tuve otra pregunta para saber si para mí el coaching sistémico era un desarrollo personal. Es una gran paradoja. El desarrollo personal, es justamente personal, y si una persona necesita otra persona para su desarrollo personal, ya no es personal. Para mí, el desarrollo personal se hace solo, a través la vida, las experiencias, las lecturas filosóficas. Una formación de coaching sistémico puede permitir a la persona realizar cambios en su vida, realizarse, desarrollarse personalmente pero no es el objetivo. Muchas veces son las consecuencias de las decisiones que toman los clientes a través preguntas poderosas, analogías que ellos mismos transforman en desarrollo personal, pero no es el objetivo del coach sistémico.

Respecto a la formación, los cupos están limitados a 24 personas, y tanto para Madrid como para Chile, estamos en el momento de “early bird”, el cual te permite obtener un descuento de 1500€. En estos enlaces tienes todos los detalles de sentido, programa, contenido, fechas, precios y forma de pago.

Chile => Clic Directamente acá
Madrid => Clic Directamente aquí.
Contacto => Clic
Muchas Gracias a Maribel Silva, Evelyn Muñoz, José Miguel Alvadaro, Cristian Saavedra, Francia Carolina, Daniela Lobato Salinas, Flory Pena, Ivan Salazar, Marisol Silva. Por temas de comunión, de viaje, en la foto falta, Gabriela Bernal, Gabriela Valdivia, Irina Terceros, Lorena Retamal, Luciano Flores, y Olga Jaramillo Vabo.

Introduce tu email para estar informado de los últimos artículos, videos, conferencias, teleconferencias...

Comentarios

Comments by Disqus